Llámanos: T. (51 1) 513 6300 Anexo: 2146 y 2097

¿Cómo tener una “mente verde”?

La forma en que consumimos tiene repercusiones en diferentes niveles: individual, social y ambiental. Es por ello que es muy importante reflexionar sobre nuestras actividades y actitudes de modo que podamos estar en armonía con cada uno de estos niveles. Esto es tener una “mente verde”.

En otras palabras, se trata de satisfacer nuestras necesidades y deseos sin ejercer un impacto negativo tanto sobre el medio ambiente como en el bienestar de los demás y de uno mismo. De esta manera, estaremos consumiendo responsablemente.

Sin embargo, tener una mente verde no es tarea sencilla. Existen ciertas actitudes y hábitos que debemos adoptar para lograrlo, los mismos que han sido recogidos por el portal ecoosfera.com y que citamos a continuación:

  • Compra los productos por su contenido (en vez de su presentación), revisando la información y comparando precios.
  • Escoge los productos con menos envoltorios plásticos.
  • Reduce el uso de artículos desechables.
  • De preferencia elige aquellos hechos a nivel nacional.
  • Toma en cuenta la etiqueta de la certificación de los productos.
  • Reduce la cantidad de basura al reducir, reutilizar y reciclar.
  • Utiliza la donación como un método para reutilizar.
  • Junta y aplasta los envases de aluminio para reducir su volumen.
  • Reutiliza y recicla todos los artículos al darles nuevas funciones; como por ejemplo, transforma las latas en lapiceros, joyeros o macetas, usa las bolsas del supermercado para los residuos, entre otras.
  • Cuida el agua potable.
  • Coloca un balde para acumular el agua fría de la regadera en lo que se calienta.
  • Cierra las llaves del agua mientras te lavas los dientes, te enjabonas o afeitas.
  • Si el agua de la limpieza se encuentra libre de productos químicos, úsala para regar el jardín (o en su defecto, las plantas).
  • En caso que sea complicado plantar un árbol, mantén plantas en casa.
  • No dejes basura en calles ni áreas verdes. Recoge la que encuentres (aunque no sea tuya), ya que estás cuidando tu hogar.
  • Aprovecha al máximo la luz natural.
  • Si necesitas pilas, procura que sean recargables.
  • No abuses de los aparatos electrodomésticos.
  • Ve la televisión cuando realmente te interese un programa.
  • Desconecta los aparatos que no estés usando ni vayas a utilizar.

¿Y tú, tienes una mente verde?

Fuente: ecoosfera.com